Una boda de esas en las que todos queremos estar, dónde el paisaje, las olas, la arena y el sol, son los anfitriones.

Dress code: vestido blanco para la ceremonia y vestido de baño de colores para la fiesta.
Lugar: una isla hermosa cerca de Cartagena.
Lugar de encuentro: Marina de Manga, Cartagena.

Lo que vino después, fueron un sin fin de detalles que hicieron de esta boda, un día verdaderamente INOLVIDABLE.

Decoración con caracoles, velos, chamizos y velas. Música al aire libre, cocteles de corozo, costeñitas y por su puesto, aguardiente. Sin protocolos, sin horarios y sin puestos. Frutas, carimañolas, kibbes, patacón con camarones y cocadas deleitaron del sabor del caribe a los invitados dándoles aún más del lugar en el que estaban.

Para los novios, más que un sueño… sellar su unión frente a sus amigos, en un arco majestuoso, al lado del imponente mar y los pies sobre la tierra, fue apenas el preámbulo para una vida llena de amor.

Comencemos a planear la boda de tus sueños. .

 

Share: